miércoles, 7 de marzo de 2012

El paisaje de Caracas. Marienela Genatios, presidenta Sociedad Venezolana de Paisajistas.




Cuando Marianella Genatios, presidenta de la Sociedad Venezolana de Arquitectos Paisajistas, iba con sus compañeros de posgrado a estudiar el parque del Este, en 1988, sentía que llegaba al paraíso. Hoy, junto al Colegio de Arquitectos y al Comité de Usuarios del parque, participa en la lucha por su rescate, con la esperanza de que en Inparques oigan sus propuestas.

-¿Es Caracas una de las ciudades con más verde?

-La acelerada urbanización de Caracas viene minando la capacidad de los gobiernos de construir infraestructuras básicas que la hagan más segura, gratificante y sana. Según el índice de la Organización Mundial de la Salud, las ciudades deben tener unos 10 metros cuadrados de áreas verde por habitante. Caracas no llega al metro cuadrado, lo que se traduce en disminución de la calidad de vida de sus habitantes. La escasa oferta de parques de recreación conlleva a la sobreutilización de los pocos disponibles y adecuados, además del desplazamiento de usuarios a otros espacios como centros comerciales, en busca de seguridad, esparcimiento y diversión.

-¿Qué significa en términos de paisaje contar con El Ávila?

-El paisaje del Ávila constituye el principal recurso escénico de nuestra capital, símbolo de arraigo y parte de nuestra memoria patrimonial.

-Usted ha denunciado la sobresaturación del parque del Este, ¿cuáles son las soluciones?

-El parque del Este es el más importante del país y fue diseñado para unos 60 mil usuarios semanales y actualmente recibe unos 250 mil. Ese es uno de los motivos principales de su deterioro y difícil mantenimiento.

Considero importante cinco acciones. La primera es estimular el uso de otros parques, tales como Los Caobos, El Pinar, Parque del Oeste, Arístides Rojas, La Aguada, etc, ofreciendo seguridad y comodidad a los visitantes. La segunda es aumentar la oferta de corredores viales para el esparcimiento y deporte los fines de semana, para bajar la presión en el parque del Este los días de mayor concurrencia. La tercera es el saneamiento de El Guaire, sus afluentes, y recuperación de sus zonas aledañas para el esparcimiento, lo que, de paso, evitaría mayor exposición al riesgo de las personas que están instaladas en espacios de alta vulnerabilidad. La cuarta es construir nuevos parques. La quinta, dado que el parque del Este no necesita atractivos adicionales, hay que sacar el Proyecto Leander a un sitio apropiado fuera del parque y tapar el megahueco (ahora lleno de agua). Esto contribuye a combatir el dengue evitando el criadero del patas blancas en ese charco.

-¿Por qué los caraqueños rechazan ir a otros parques?

Por la inseguridad y la falta de mantenimiento.

-¿La idea de un sistema integrado de parques de recreación es posible?

-Esta idea se muestra con éxito en numerosísimos países. Se basa en integrar subsistemas de parques de diferentes escalas que van desde el parque metropolitano, al pequeño parque vecinal (de la cuadra o callejón). Lo ideal es que en cada zona o barrio, tengamos espacios para recrearnos, socializar, practicar juegos y algunos deportes. Caracas, por su geomorfología, clima y flora, ofrece un potencial hasta ahora no explotado para crear un excelente sistema de parques de recreación.

-¿Cómo se podría lograr?

-Hay una necesidad urgente de aplicar un nuevo paradigma en los planes de desarrollo urbanístico, a corto, mediano y largo plazo, que promuevan la salud pública mediante los parques recreacionales. Para eso, hay cuatro áreas claves a intervenir: promover comportamientos saludables y de seguridad, incentivar una gestión participativa, hacer esos parques accesibles y adaptables a todas las edades y a que puedan ser utilizados en situaciones de emergencia y desastres, eso sí, limitada y eventualmente.

-Los vecinos de Chuao quieren convertir a La Carlota en un parque verde, ¿es posible?, ¿cómo se haría?

-No solo los vecinos de Chuao, los caraqueños en general clamamos por un parque a escala metropolitana en La Carlota. Y claro que es posible. Hay que dar el primer paso: la declaratoria. Hasta ahora no se ha hecho y es necesario formalizar y comprometer este espacio para un gran parque para Caracas.

-¿Conoce experiencias extranjeras de transformación de ciudades a partir del rescate de sus espacios verdes?

-Sin ir muy lejos: Medellín, Guayaquil, Lima, entre otras.

-Desde su visión de arquitecto paisajista, ¿cuál es el regalo que le hace falta a Caracas este cumpleaños?

-Tres regalos inmediatos: la declaratoria de La Carlota como Parque Metropolitano, rescatar el diseño original del parque del Este y luego buscarle al proyecto Leander un lugar apropiado en el vasto espacio territorial y marino del país y, por último, tapar el mega hueco que dejó.


Maye Albornoz