domingo, 29 de abril de 2012

OSCAR DE LEÓN


OSCAR DE LEÓN

Hay que ser de otro planeta o de alguna tribu perdida en la selva para no haber escuchado nunca al hijo de Carmen Dionisia y Justo León.
De Antímano salió para convertirse en el Sonero del Mundo y ya nada pudo detenerlo. La fiesta que comenzó con su nacimiento en 1943 por suerte para todos aún sigue prendida. Y lo que falta.

-Por ahí dicen que la única manera de bajarte de un escenario es con un abogado, que cuando empiezas no hay manera de llegar al parampampán final...

-Decir que con un abogado es como un poquito exagerada la cosa. Realmente hay casos en los que los empresarios tienen un tiempo estipulado en el escenario y se ponen nerviosos. Pero yo lo hago porque me gusta, porque disfruto lo que estoy haciendo y para mí no es ningún trabajo. Lo que pasa ahí es que soy un profesional nato.

-¿Siempre disfrutas tanto tus presentaciones o alguna vez has pensado "me quiero ir de aquí ya"?

-Puede pasar eso cuando se ven muchas peleas o cuando hay inconvenientes en el espectáculo que no son los de la tarima. Los problemas en tarima los puedo resolver, pero los externos no y a veces uno quiere irse ya de una vez.
Oscar de León & Tego Calderón "LLORARAS"



-¿En qué momento entendiste que lo tuyo iba a ser cantar y cantar salsa?

-Era sólo una persona a la que le gustaba mucho la música, pero en lo que entendí que iba para profesional, pues le puse mucho más seriedad. Fue en ese momento.

-¿Cuál es el sitio a donde siempre quieres volver a dar conciertos?

-A casi todos.

-¿Cuál es el lugar más extraño en el que hayas dado un concierto?

-Pienso que Japón. Y para satisfacción de este servidor, fue un éxito nuestra tercera incursión en ese país.

-De las miles de presentaciones que debes haber hecho en la vida, ¿hay alguna que recuerdes con especial afecto?

-La gira de Cuba en 1983, a la que siempre hay que respetarla y recordarla porque rompió todos los paradigmas.

-¿Cuál ha sido ese concierto, ese sitio, en el que hayas sentido que por llegar ahí tu carrera ya alcanzaba un pico importante? Algo así como: "aquí coroné".

-Hay muchos. Aquí, en La Guaira, donde se puede decir que el que gusta en ese sector gusta en todo el mundo. También de Maracaibo se puede decir lo mismo. Pero pienso que llegar a Cuba y triunfar allí, después de eso creo que uno está hecho.

-¿Qué requisitos debe cumplir un músico para tocar en tu orquesta?

-Mucho talento, responsabilidad, disciplina y puntualidad, esa es la base principal. El respeto es fundamental.


-Con ese enjambre de músicos y tanta fiesta, ¿cómo puedes hacer de papá-ogro con tu hija y espantarle a los pretendientes de vez en cuando?

-No me encargo de eso, ella es mayor de edad. Además, desde niña ella creció entre hombres, entre los músicos de la orquesta porque viajaba mucho conmigo. Y creo que eso la ayudó a aprender más de la vida.

-¿Del repertorio latino, cuáles son las canciones imprescindibles para ti?

-Nombro algunas sólo por el compromiso, porque son muchas. De Palmieri, Busca lo tuyo y Muñeca; de Celia Cruz y La Sonora Matancera, Saoco, La cumbanchera de Belén, Mi chaparra. Y de Tito Rodríguez pueden ser Oyeme Antonia, El oso y la osa.

-¿Cuáles son esos discos entrañables que siempre quieres tener contigo?

-Los de la Sonora Matancera, de Tito Rodríguez y de todos los que me antecedieron y que son baluartes y ejemplos a seguir.