domingo, 2 de noviembre de 2014

Conoce Birongo

Recorrer esta población barloventeña permite disfrutar la musicalidad de los tambores de la zona, el sabor inigualable del cacao y la amabilidad de los lugareños

Ver el VIDEO "CONOCE BIRONGO"








Ubicado en el municipio Brión, del Estado Miranda, Birongo es un pueblo de raíces africanas. Sus habitantes son descendientes de esclavos de la época de la colonia, quienes huyeron de las plantaciones de cacao y se refugiaron en los bosques de las montañas del estado Miranda para formar su propio “cumbe”.
Su nombre significa “Medicina tradicional”. Es un pueblo formado por varios caseríos que se dividen en: Birongo Arriba, Birongo Abajo,
Marasmita, Guayabal, Pueblo Nuevo y otros.
Tuve la oportunidad de conocer este maravilloso lugar, gracias a la iniciativa de Lucía Coll y Daniel Macedo de Climbing Venezuela. Nuestra aventura fue hacer senderismo hacia el "Río 4 Palos", caminando entre árboles gigantes con mucha fauna y flora.
Esta zona se caracteriza por lo fértil de sus tierras, aquí se puede cultivar casi cualquier cosa, pero su planta principal es el Cacao. Sus pobladores han aprendido a sacarle el mayor provecho a este fruto. Hacen chocolates artesanales y también de forma industrial, gracias a la fábrica La Flor de Birongo, que queda en el propio pueblo. Además elaboran diferentes dulces con la pulpa del Cacao, realizan té con las semillas y con la cáscara adornos y artesanías.
Los "birongueros" se caracterizan por su energía, su pasión, su hospitalidad, su alegría y su magia. Ellos mismos se describen “tan cálidos como el clima de su pueblo”. Son personas que llevan el ritmo en la sangre y al tocar la música de sus tambores esparcen regocijo a todo el que la escucha.
Entre sus sonidos musicales está el del increíble “tambor de agua”, que es producido por las palmadas sobre el agua de los pozos y suena muy parecido a un tambor, con un tono más profundo. Antiguamente, las mujeres solían tocar este tambor para avisarles a sus esposos que ya habían culminado las faenas del día y cada una tenía un sonido diferente para que su enamorado lo reconociera. También le dicen el “llama marido”.
En la excursión que realizamos al "Río 4 Palos" caminamos 2 horas, junto a nuestros labradores, en un recorrido ideal para llevar a los perros que juegan y corren libres entre pozos y tierra.
Según Lucy Coll "Un color para describir a Birongo, sería el verde. Sus bosques infinitos adornan todos los senderos, sus ríos son color esmeralda y te hacen sentir la vida de la naturaleza en todo su esplendor"
Es un destino donde los ríos son parte fundamental de sus atractivos, toda su cultura gira en torno a ellos. En sus aguas se practican diferentes rituales como el famoso “baño de rosas” en el que se limpia a las personas de malas vibras y se les permite pedir un deseo. A sus orillas, se cocinan los mejores sancochos venezolanos: de pollo, de carne, cruza’o, de sardinas y de coyomo (camarones de río). Sus habitantes aseguran que el que se baña una vez en las aguas de estos ríos, quedará enamorado eternamente de Birongo.
En mi caso fue así, al llegar al último pozo de "Los 4 Palos" me conecté al máximo con todos los sonidos de la naturaleza. Hice Yoga, medité y me dejé llevar por la magia de Birongo. Recordando que momentos como estos, son los que valen la pena sentir en la vida.
Otro de los principales atractivos turísticos, de esta localidad, es la famosa "Cueva Alfredo Jahn" o, como la llaman los birongueros: La Tapa de
Cambural. Esta cueva es una de las más extensas y visitadas de Venezuela y en su interior se puede encontrar insólitas formaciones rocosas como el
Chaguaramo (una palmera de piedra). También hay pasos muy interesantes como el arrastradero y la galería de la lluvia.
En cuanto a la gastronomía utilizan productos de sus propios conucos.
Entre los platos más representativos están: el pabellón bironguero (que contiene pescado en lugar de carne), arroz con coyomo, el sancocho, la cafunga (dulce a base de coco, plátano y papelón), los buñuelos de yuca y el chocolate.
Los habitantes de este hermoso pueblo se han organizado para recibir turistas y mostrarles sus bellezas. Aquí se pueden contactar a las promotoras turísticas de Birongo 04162055445 y la agrupación musical - teatral "La Estrella de Birongo" a través de 04165192751.

La historia de Tomasa Peña:
Tomasa, es una señora que se dedica a preparar sancochos, para los turistas que visitan la comunidad y en especial a la fábrica de Chocolates La Flor de Birongo. Ella va a casa de los vecinos a comprar vegetales de sus conucos, busca una buena gallina y le pone todo el mejor sabor que ha aprendido de sus ancestros.
Antes de tener su propia olla, Tomasa tenía que salir a pedir una olla prestada cada vez que un turista llegaba al pueblo, con ganas de comer el mejor sancocho del mundo. Pero a ella le daba mucha pena seguir pidiendo olla prestada, así que con la llegada de la Fundación Esteban Torbar (FET) Tomasa presentó su proyecto que era comprar una olla con cucharón, sus platos y cucharas para poder servir un sancocho como es debido.
La FET publicó su proyecto en Eposak y en un par de meses, las empresas Climbing Venezuela y Venezuela Élite mostraron su interés en patrocinar este proyecto, debido a que ellos suelen llevar turistas a la zona y deseaban colaborar aún más con la comunidad.
Ambas empresas, compraron la olla con todos los utensilios y fueron hasta
Birongo, para hacer la entrega. "Cuando Tomasa vio venir su olla, no se lo podía creer, gritaba y saltaba de la emoción y repartía abrazos a diestra y siniestra" aseguró Daniel Macedo de Climbing Venezuela.
Actualmente, cuando Venezuela Élite y Climbing Venezuela, llevan a sus grupos a las diferentes excursiones que hacen en Birongo, ofrecen a sus clientes cerrar el día de aventura disfrutando de un maravilloso sancocho de Tomasa.
Mi corta estadía en Birongo me permitió conocer su cultura, gastronomía, alegría y tradición. El trekking que hicimos terminó de manera perfecta con una sopa de coyomo que nos regalaron unos locales, muy amables, quienes se alegraron con nuestra visita.
Muchísimas gracias a Lucía Coll, Daniel Macedo y su empresa ClimbingVenezuela.com por enseñarme todos estos conocimientos y llevarme al pedacito de África en Venezuela: Birongo.