miércoles, 5 de noviembre de 2014

Manual práctico del emigrante venezolano moderno

homeless
Es un asunto que flota en el pensamiento colectivo venezolano. Lo quieras o no, lo puedas hacer o no, siempre estará presente. Es básicamente una opción alternativa a todo lo que estés haciendo ahora con tu vida: puedes graduarte del bachillerato, cambiar de carrera, cambiar de universidad, renunciar a tu trabajo, puedes suicidarte y puedes emigrar.
Luego de que yo tomé mi decisión -y no me pregunten por qué, ya que en realidad no estoy enteramente convencido de haber emigrado por la delincuencia, la economía, o la locura de vivir siempre en un clima de guerra- me vino la idea de hacer un magno resumen para todos aquellos que andan en ese dilema de The Clash: Should I Stay or Should I Go. Yo me fui, sin ningún rencor ni posición ideológica extraña. Yo me fui por una mezcla de factores mundanos -en los cuales se incluye toda la catástrofe de país que tenemos en relación a la seguridad personal- y por otra parte de factores psico-filosóficos -vive la vida y su combo de patrañas-. Yo me fui, y con todo los problemas, no estoy convencido de que sea una mala decisión.
Ahora, tú, que estas pensando en emigrar y vienes en busca de consejos. Es básicamente así: esto es probablemente lo más difícil que vas a hacer en tu vida.  Una carga emocional inimaginable que va mucho, muchísimo, más allá de “extraño comer pirulines” (aunque, la verdad sea dicha, extraño comer pirulines).
Siempre pensé que esos venezolanos en el exterior que se volvían gastronómicamente nacionalistas eran en demasía ridículos y que además, eso no me pasaría a mi. Voy a enumerar los errores de concepción que tenía sobre lo que significaba emigrar y lo que descubrí cuando de hecho lo hice. Les presento lo que tengo de sabiduría obtenida con el método antiguo del ensayo y error. Esto va para largo y es para leer con tiempo y calma. Disfruten.


Cosas erradas que tiendes a pensar antes de irte.
-Error Nº1: nada, nunca, es tan simple como parece.
Extrañar un perrocaliente no significa que si te mandan un perrocaliente por MRW estarías feliz. Extrañarva mucho más allá. Estamos hablando de la posibilidad que tenías antes para comer un perrocaliente -aunque no lo hicieras muy a menudo- cuando te diera la gana. Ahora, a un océano de distancia, incluso si consigues un puesto de perrocalientes callejero con condiciones de higiene tan precarias que emulen a la patria, no es lo mismo. No es lo mismo decirle “con todo” al perrero, no es lo mismo actuar como un beisbolista multimillonario haciéndose el güevón en una cuña de Malta Regional para darle una imágen de popular -y por popular me refiero a populista- a la marca. Sí claro, Johan Santana, todos sabemos que comes perros en un pueblito del interior y eres panita de los obreros y guachimanes 
-Error Nº2: nunca “cambiar de estilo de vida” se refiere a las cosas que tú pensaste, y de igual manera, es más difícil en la práctica que en la teoría.
Antes de irme, una de las cosas que sabía a ciencia cierta, quizás la única sobre la cual tenía certeza, era que mi estilo de vida iba a cambiar radicalmente. Asumía esto con una especie de extrañeza y entusiasmo, principalmente extrañeza adolescente de “qué loco, ¿no?” en lugar de lo que debería ser: todo lo que hacías, todo lo que odiabas, todo lo que amabas, todo eso murió.
Voy a tratar de explicártelo como a mi me habría gustado que me lo explicaran: Es obvio que vas a pelar bola, pero simplemente no de las maneras más obvias. Ya asumiste que probablemente vayas a tener que trabajar, y no te importa, teóricamente. Ya asumiste que vas a rebajar tu calidad de vida. Pero es bien distinto sentirlo. Voy a darte un ejemplo basado en mi experiencia: cuando me mudé a mi propio cuchitril, no tenía vasos, solo dos tazas. ¿Has tomado agua en tazas?, te hace pensar. ¿Adivina dónde está la salsa rosada que hice la semana pasada?, en una taza. Y no, amigo, la solución no es ¨compra vasos y recipientes¨, te repito el error Nº1: nada, nunca, es tan simple como parece. Los primeros días, por ejemplo, me tenía que peinar viendo mi reflejo en el microondas, pues no tenía espejo. ¿Te has peinado en un microondas?, yo nunca lo había hecho y no llegué a pensar que lo haría. No es que te moleste físicamente realizar estas acciones, todos podemos caer en pilóto automático y hacerlas y ya. Lo que molesta es después, al momento de reflexionar sobre lo que eras y lo queeres, y sobre la pregunta que a mi como emigrante me aterra más: ¿Valió la pena?. ¿Vine de tan lejos para acabar peinándome en un microondas?. ¿De qué manera es esto mejor?.
Y no es un reclamo sifrino sobre querer beber del Santo Grial, es algo que te va a hacer sentir físicamente como ha cambiado tu vida. Eso por no hablar de las demás cosas más importantes (como vivir en un sitio que está simplemente… inclinado) hasta ahora me he concentrado en las cosas pequeñas. ¿Sabes qué me rompe las pelotas cuando estoy reflexivo?, darme cuenta de que estoy viviendo en un apartamente que con cocina, baño, y cuarto, es del tamaño de la mitad de mi sala en Valencia. ¿Sabes qué es más jodido?, el eco persistente de una voz que dice “sin embargo, es mejor”. Cabe destacar, nunca estoy realmente convencido de que esto sea mejor que cualquier cosa.  Es básicamente sacrificar tu calidad de vida por una garantía de vida.
-Error Nº3: ahora puedes mandar todo a la verga.
Grandísimo error. Yo nunca pensé de esa forma, pero es completamente entendible que alguien lo haga. Hoy en día soy más que nunca dependiente del gobierno venezolano, de mis amigos, de las instituciones a las que pertenecí, y de cualquier cosa que formara parte de mi pasado. Comienzas a entender que todo aquello de tu pasado es lo que te conforma como persona. Al final del día somos simplemente un cúmulo de experiencias y recuerdos. Es imposible desligarse de nada, y esto no es en lo absoluto un ¨final¨, esto es el principio. Si crees que la vida es compuesta por capítulos perfectamente ordenados estás mal. Tu pasado se va a mezclar con tu presente más que nunca. Vas a pensar literalmente en todas las personas que tuvieron una influencia en ti, sea positiva o negativa, quizás las aprecies más. Hazlo con calma, vete, y si aprovechaste tu experiencia en el exterior, probablemente comiences a comprender mejor las cosas. No caigas en el infantilismo de una novia resentida y comiences a hablar paja de lo que odias, simplemente vete y reflexiona. Esto va especialmente para los que van a terminar bachillerato y piensan que de alguna manera eso es la conclusión de algo. Noticia: los finales son siempre más decepcionantes de lo que te imaginas. No hay ninguna conclusión definitiva, graduarte no te separa del colegio ni de lo que eras. Incluso se podría decir que graduarse es el principio, una muestra de esto es que quizás luego de graduarte comiences a hablar con personas con las que no solías hablar mucho en el colegio -probablemente es porque cada quien andaba en lo suyo- simplemente porque comparten esa relación de pasado, y aunque no lo creas, todos esas bestias que consideras imbéciles intrascendentes de tu pasado, son parte de ti, son parte de tu presente. Sé que suena bastante incoherente, otra vaina: prepárate a sentir cosas incoherentes. Y probablemente te sientas ahora, en otra latitud, más promo que nunca.
-Error Nº4: “explorar nuevas facetas” es siempre positivo.
Este es uno de las pocas cosas buenas que todo el que emigra tiene claro antes de irse. Es una especie de ¨me vaya bien, me vaya mal, pase lo que pase, podré hacer/ser otra/s cosas¨. Parte de este principio y no te equivoques como yo lo hice en mi ingenuidad: Eres lo que que eres y tu ubicación geográfica no lo va a cambiar. Naturalmente, puedes intentar ver que tal es tu “Mauricio positivo, despreocupado, y habilidoso socialmente”. Ya comprobé de nuevo que la sangre nos llama y que la vena separatista es más fuerte que cualquier convención social. Pero es básicamente así: Para cumplir la parte de “vamos a ver que pasa si actúo distinto esta vez” vas a tener que meterte muchas de tus opiniones por el culo mientras al mismo tiempo asientes enérgicamente con una sonrisa en la cara. Por ejemplo, el Mauricio positivo jamás diría que le parece estupidísima la idea de ir al cine a las 12 de la noche en un arrebato adolescente sin sentido justamente para probar lo contrario -no somos adolescentes y somos gente grande que sale del cine a las 2 am (?)- además diría que la persona que promovió esa idea -la puta de Inês- es un ser patético y miserable que debería dejar de ahogar sus inseguridades personales mediante los comportamientos grupales que le ayudan a ignorar su realidad y a quizás intentar demostrarse a si misma que es importante para la vida de alguien en este mundo. No jodas tanto, Inês, y deja de mandarme SMS todos los días diciendo que si queremos “cenar en familia” que vayamos a X o Y parte, tenemos poco más de dos meses conociéndonos. Mi familia está en el otro lado del océano y es compuesta por gente loca que con todo y sus dramas mundanos son mucho más reales que tú y tu falsa simpatía.
Odio a los grupistas y todas sus mierdas grupales.
inglorious
¿Tienes algún problema con eso?. ¿No?…
Prosigamos.
Cosas que te ayudarían a emigrar:
  • Ser pobre en Venezuela definitivamente haría tu experiencia mucho más fácil. Quizás no ser pobre, pero sí ser pelabola y estar acostumbrado a organizar tu vida en base a la vida del conductor de autobús de turno.
  • Tecnología. Si vas a emigrar, cómprate una laptop y un buen micrófono USB. Skype, MSN, y las redes sociales serán tus mejores aliados para no perder el rumbo y obtener un poco de perspectiva. Aunque, a veces, la única perspectiva que vas a recibir será: Pa’lante marik. Créeme, ese pa’lante se puede perder de vista fácilmente, no todo es tan simple como parece.
  • Tener ya una carrera. Obviamente no serán la mayoría de los casos, pero emigrar ya teniendo una licenciatura en cualquier cosa facilitaría mucho las cosas. No voy a hablar en lo absoluto de mercados de trabajo, primero porque no sé nada de eso, y segundo porque a ninguno de mis lectores les interesan (aquí trabajamos con otra sector demográfico, yo. Somos como MTV pero con ética). Te lo pongo así: Ya es difícil lidiar con la realidad de emigrar, a eso súmele lidiar con las frustraciones académicas (todos tenemos nuestras historias en este campo), también podrías adicionarle toda la confusión inevitable y adolescente. Es jodido, pero justamente la mayoría de personas que emigran, aquellos bachilleres que se van a estudiar al exterior son los que la tienen más difícil. No sólo se tienen que llevar a otro mundo por delante, sino que se tienen que demostrar que no son unos perfectos inútiles a ellos mismo y a los demás. ¿Sabes esa sensación adolescente de que estás a un paso de terminar oliendo pega?, añádele el invierno del norte y las calificaciones escritas con marcador rojo. Créeme, nunca subestimes tu capacidad para sentirte patético.
  • No ser estúpido. Ni siquiera voy a poner “ser inteligente” o algo así. Primero porque tendríamos que definir inteligencia y luego caer en la mongolicada de “hay varios tipos de inteligencia…”. Tú sabes si eres inteligente o no, tú sabes si te distingues de los demás ya sea por pensamiento o acciones, tú sabes si estás de alguna manera más consciente de la realidad que los demás. Quizás seas un idiota en negación, en ese caso, estás predestinado a sufrir y -a diferencia de nosotros- no obtener nada a cambio. Si eres estúpido no aprenderás nada, si eres estúpido lo mejor que te llevarás contigo son prejuicios y generalizaciones. No seas estúpido, das una mala imagen del resto en el exterior. Si eres estúpido, lo serás aquí o en la China, no emigres buscando un renacer intelectual. No emigres pensando que vas a absorber cosas positivas del entorno, quizás incluso simplemente refuerces los malos hábitos que hay en ti.
  • Gente cojonuda. Clint Eastwood y ese tipo de gente son pura inspiración. En Valencia tenía una especie de mural hecho de collages de recortes de fotos de prensa y dibujos míos hechos sobre hojitas de post-it. Tenía a Renny Ottolina, Pancho Villa, John Lennon, Pérez Jiménez, y Angus Young. Puros ejemplos a seguir en el área de: fuck what others think & do your own thing. Es decir, para emigrar, debes estar dispuesto a caerte a plomo por tus opiniones y defender a sangre y fuego tus ideas. En caso de que seas débil, corres el riesgo de fundirte en la masa para buscar aceptación en esta nueva cultura. La gente cojonuda refleja su presencia en las artes. Y es inexplicable el sentimiento de sobrado/malandroso/tropical/HerecomestheMambo que me da al entrar por las puertas de esa fria institución europea repleta de autómatas escuchando a un tipo enorme apodado Budú diciendo “La Planta, El Rodeo, San Juan y Tocorón. Tocuyito, Santa Ana, y Uribana. Y una bulla, ¿qué pasó?. Esas son las universidades de la vida. (…) Ay malanga, yo quiero fumar malanga” (sé lo que estás pensando, pero de pana, escuchar esa canción en ese contexto es de las mejores cosas de la vida). De igual manera caminar por aquellos pasillos repletos de nórdicos cuya noción de música popular es un viejo con un acordeón y otro con una mandolina, escuchando nada más que a la Billo’s Caracas Boys y su “Te vas, y yo se que vas a volver, porque… a ti te gusta el Merecumbé” es invaluable, escúchala. Y te juro que sólo me puse escuchar seriamente estas cosas cuando me fui, es bueno regresar a las raíces musicales colectivas-inconscientes de uno y recordarse a si mismo que aunque vaya todo bien o vaya todo mal, ya cargamos con un morral de experiencias que es más pesado que el morral de miedos y que ambos los cargamos haciendo uso de la mejor cosa que tenemos: sabor tropical, como en los discos piratas que comprabas antes del internet. Por último, por favor, nunca entiendas “integración” como “dejar de ser lo que eras”. Pero abraza el cambio, es inevitable.
jonstewart
If you don’t stick to your values when they’re being tested, they’re not values, they’re hobbies.
Jon Stewart.
Cosas jodidas:
  • Juntar tu pasado con tu presente. Es indescriptible la sensación de extrañeza que me da meterme en Facebook y ver una noticia sobre Juan al lado de una sobre João. En muchos sentidos te sientes como si llevaras una doble vida, como si estuvieras dividido en dos mitades irreconciliables, como si fueras un doble-espía. ¿Consejo?: No me lo pidas a mi porque todavía no sé lidiar con esto. Simplemente trato de entenderme como un todo, no como un Mauricio el año pasado, Mauricio ahora. Pero igual es jodido, no había pensado en esto antes de irme, es algo que todos deberían considerar y ya.
  • No terminar de acostumbrarte. Por más que digas que tienes una cultura más europea que venezolana -mi caso-, no es así -mi caso, también-. Estás terriblemente predestinado a golpearte con una pared para darte cuenta de que dentro de tu corazón yace un terrateniente del gran Apure, aunque no estés completamente seguro de haber estado siquiera en Apure alguna vez. Esto también tiene su lado positivo, básicamente ganas muchísimo en autoconocimiento, lo jodido es que obviamente tienes este terrible sentimiento de estar fuera de lugar todo el tiempo. Pero ojo, ten cuidado de no acabar como un chino de esos de mierda que no saludan nunca. Hay gente buena, generalizar es un poco malo.
  • Pequeños rituales. Vas a tener que dejar de hacer muchas cosas que hacías, a veces incluso sin notarlo, y que te daban placer o satisfacción. O simplemente cambiar ciertos hábitos por comodidad. Por ejemplo, una de las vainas que me gustaban hacer cuando andaba concentrado en algo era ir del cuarto a la cocina, con un vaso pequeño y compulsivamente tomar agua una y otra vez. Quizás para distraerme de alguna manera, pero realmente llegué a alcanzar tales niveles de mecanización que algunas veces no sabía como había llegado hasta la cocina, sólo que estaba ahí tomando agua. Otro ritual que tenía era comer spaghettis crudos directos del empaque mientras trabajaba en algo. Otro era ocasionalmente levantarme temprano los sábados y conseguirme con la sorpresa de un juego del Manchester en Fox Sports. Otro era comer galletas con jugo de naranja en la tarde-noche. Mariqueras pues, estoy consciente de eso. Cosas demasiado pequeñas como para que te importen teniendo otras más importantes en las que deberías concentrarte (por ejemplo, graduarte de algo). Pero igual te importan, y es triste que hayas dejado de hacer tus pequeños rituales completa o parcialmente.
  • Desbalance corporal. Nunca pensé que esto habría de joder, pero es jodido. No he tenido la nariz, ni los labios, ni los ojos, en el punto correcto desde que me fui. El aire siempre es muy seco o muy húmedo. Lo siento pero no me parece normal que tu nariz sea un grifo sin tener gripe, o que te arda respirar debido al frio, y que tus ojos anden con una constante película de ¨neblina¨ debido a la mezcla entre la sequedad y el frio. Gotas artificiales para el alma.
  • Dinero. Los venezolanos la tenemos más jodida a la hora de emigrar que los demás. Yo siempre he sido paranoico con todo, y el dinero no es la excepción. Con cada euro que gasto tengo la necesidad impulsiva de realizar mentalmente la conversión en mi mente, en todas las tasas de cambio existentes. Repitan este comportamiento obsesivo con cada cosa que compres, realmente te vuelve un poco miserable. Además, pagarle a una persona para tener una casa se siente fatal, realmente está latente esa sensación de “podría ser indigente el próximo mes”.  Por cierto, qué bolas que el kilo de guayaba cueste 8 euros.
  • Lo normal. Extrañar la familia, amigos, hermanos animales de la pachamama, nubes -sí, son diferentes-, la costa-montaña -el Casupo era genial-, todas las montañas anónimas -es muy tedioso vivir en un sitio plano-, atardeceres naranjas, los edificios -los subestimamos demasiado, creo que no he visto uno mayor de diez pisos desde que me fui-, la lluvia que tumba cerros, semáforos, árboles y mata gente -disculpen, pero la extraño-. Ya saben, lo normal.
199032239
Anzoátegui 27-11-2010 (Raiza Díaz). Majestuoso.
Cosas buenas.
  • Ver de qué estás hechoDudo mucho que exista una mejor herramienta de autoconocimiento. Emigra y te conocerás un poco más. Vivir en otro país es algo que todos deberían hacer en la vida, como plantar un árbol o comer perrarina – una de ellas está pendiente. No diré cual de las dos-.  Punto.
  • Perspectiva del mundo. Ver otras realidades sin necesidad del LSD. Comprender por qué nos miran como seres exóticos y salvajes. Después de todo, estoy en un país en el que en el noticiero aparecen noticias interesantísimas sobre lo peligroso que es que un anciano llamado Zé Figueira decida utilizar una chimenea en lugar de un calefactor eléctrico. Mi punto con esto es: te darás cuenta de lo increíblemente rica que es la actualidad noticiosa -y por tanto la vida- en Latinoamérica. Además, te sabrás afortunado de haber nacido donde naciste. La mejor escuela que podrías haber tenido fue ese desastre tropical que te crió.
  • Superarte. Yo antes de irme era bien tímido en las situaciones más ridículas, incluso en relaciones comerciales como ir a la panadería -yeah, increíble- me ponía como una niñita cuando veía que había una fila de gente detrás de mi y yo no decidía que hacer ya que no había Coca-Cola, llevaba Frescolita simplemente para no seguir jodiéndole la vida a la gente y no ocasionar que aquellos maridos estresados por el caos citadino llegaran a sus casas amargados por aquél carajito de la fila de la panadería y crearan una nueva estadística en casos de violencia doméstica. Detesto la Frescolita por cierto. Uno de mis tantos mantras desde que me monté en el avión es Don’t be shy de The Libertines. “Don’t be shy. For if you are shy for tomorrow, you’ll be shy for one thousand days”. Si me vieran ahora, dando y preguntando direcciones en tres idiomas. Honestamente, una de las pocas cosas completamente positivas de toda esta experiencia. Puro talento venezolano, calidad de exportación, producto nacional. Como el Mal de Chagas, Hermano, y Chino y Nacho. Denme un Grammy y un premio del FestivalRusoExtraño® ahora mismo.
  • Prejuicios. Algunos de tus prejuicios del pasado te patearan en el culo, y ya no tomarás posturas ideológicas tan precipitadas. Por ejemplo, yo antes creía que el acento brasilero era encantador y el portugués despreciable. Ahora comprobé que la pronunciación brasilera es simplemente demasiado exagerada en algunas cosas (pídanle a un brasilero que diga “futebol” y me entenderán). Además, que te traten de “usted” todo el tiempo es incómodo (lo siento por los gochos, colombianos, y afines) e incoherente (gente mayor que tú diciéndote ¨vocꨠestá mal). Naturalmente tienes que amplificar este ejemplo a áreas más significantes de la vida, pero realmente si ganas algo de sabiduría de viajero comenzarás a comprender mejor la vida, el universo y todo (si no caes en una confusión magistral que se lleve los mejores años de tu vida y termines loco diciendo que eres el cacho de la hija de Chávez y que por eso estás en el exilio).
Así que… ¿al final es bueno o malo?.
Es difícil. Es enriquecedor, amplías tu visión del mundo, creces como ser humano, y aprendes a apreciar más las cosas. Pero hey, ¿sabes qué también hace todo eso?: Ser secuestrado por la guerrilla.
No eres tonto, entiendes mi punto. Si estás pensando en tomar la decisión velo como yo lo vi en mi momento: Simplemente  que no me lo voy a perdonar si dejo pasar esta oportunidad.
Sea bueno, sea malo, sea las dos cosas a la vez (amigo, tengo una nota en mi celular que se llama ¨Agridulce tiene un nuevo significado¨. Ya me entenderás), es algo que deberías eventualmente vivir. La otra opción es quedarte en tu zona de seguridad, poseer una visión mucho más irreal del mundo o de los humanos, y mojonearte a ti mismo repitiendo: 
YO NO ME VOY A IR PA TERMINAR LIMPIANDOLE LA POCETA A UN GRINGO… BIBA BENEZUELA!! (8) LEONES MARICOS JAJAJA (H).
En caso de que ya decidiste irte y estés con los boletos de avión en mano: Bravo. El simple hecho de dar ese paso es algo que la mayoría de las personas no logra. Y no le creas a algunos, irse a vivir de otra ciudad a Caracas no es ni de vaina remotamente parecido, tú sólo en trámites aeroportuarios ya hiciste más que ellos. ¿Qué deberías hacer?. Pasa tiempo con la gente que aprecias. Haz un par de cosas estúpidas en pro de crear recuerdos, yo sé que en mi último trimestre lo hice y no me arrepiento. Naturalmente, tú podrías morir y entonces habrías arruinado todo antes de que empezara, pero personalmente te digo que hagas esas cosas estúpidas con tus amigos -y sí, créeme, tienes amigos- de cualquier manera. ¿Cómo deberías sentirte?. No sé. Todos lo encaran de manera distinta, yo sólo tuve el sentimiento de “Mieeeeerda ya no hay marcha atrás, y todo está tan lejos… es como estar muerto” un día después de llegar. Afortunadamente no lo he vuelto a tener, pero es terrible. Suerte con eso, honestamente, seguiremos aquí.
¿Te vienes a Europa?. Debes estar emocionado investigando cosas sobre universidades. Un par de cosas: Nunca le creas a los comentarios de los estudiantes de Erasmus, todas sus opiniones están sesgadas por sus rasgos culturales y socioeconómicos. Nadie va a estar en en la misma condición de emigrante que tú, todos casi seguramente tienen más dinero, van a hacer más turismo por Europa, no tienen la misma sensación de riesgo y regresarán a sus casas con sus familias cada vez que tengan más de tres días libres. En serio, sus opiniones son irrelevantes, especialmente si son españoles, los reyes de la exageración.”Soy español pero no me acepto como español sino como catalán/vasco/gallego y me parece que España está terrible y se está cayendo a pedazos y que la delincuencia se la está comiendo pero jamás he sido asaltado en mi vida…”. Prepárate en general para la desilusión, pero de una manera positiva y jamás derrotista. Nunca le creas a las páginas de las universidades; todo es mentira, todo es marketing. La gente es gente, en todas partes. Prepárate para aceptarlo.
En resumen, vete y repite esta frase que me ha sido de gran ayuda todo el tiempo:
No creo en NAIDEN pa’da chuleta!.
Esto va en honor a todos los que nos fuimos, se van, y se irán. Excluyendo, por supuesto, a las personas que creen que irse con una de esas compañías elegantes como EF cuenta como emigrar. Claro, puede que estés en otro país conociendo otra cultura, pero igual andas en una burbuja de seguridad bien inflada e irreal. Además todos sabemos que esos internados son pura pachanga multiétnica, se serio y admite tus vacaciones como son.