sábado, 7 de febrero de 2015

La mirada del otro

"El Caracazo", Caracas, 1989."El Caracazo", Caracas, 1989.Fotografía: Francisco Solorzano "Frasso"
Comentario sobre "Los empresarios bajaron del olimpo (o las enseñanzas de AD y COPEI)"
Cuando uno conoce a dos personas que se parecen mucho, siempre se le mueve la fibra del pensamiento mágico, se le dispara la imaginación, se buscan infidelidades en un pasado obscuro, se piensa en genotipos... es decir se despierta una necesidad de explicar la similitud. En todos los casos se busca una norma, una ley universal, una razón que explique ese fenómeno y que permita predecir las consecuencias. De una forma científica o no, consciente o no, se desarrolla una teoría para explicar el fenómeno. Por ello los cuentos de morochos, de gemelos, de reencarnación, de los tipos jungueanos, de la Ley de Mendel que salen a relucir alrededor del asunto. Y pasa con la gente, pasa en TNT y pasa con los acontecimientos históricos.
"Siempre que pasa lo mismo sucede igual", sería la premisa mágica o científica que explicaría el porqué de las personas o acontecimientos gemelos.
Así que ante titulares como:
"escasez artificial como mecanismo del capital para fortalecerse".
"Cinco horas para comprar dos potes de leche popular" y "En los mercados no hubo café, azúcar, sal, harina, arroz ni huevos"
queda como sub texto: por ahí viene algo similar. No se dice pero tampoco se explica a qué viene esa enumeración de titulares.
En el texto no se habla explícitamente de la similitud entre aquellos antecedentes y la situación actual. Sin embargo es obvio que citarlos es producto de que son los mismos titulares de hoy. En el texto parecen estar al servicio de dos aseveraciones que son tratadas como hechos:
1) Que fuera el cliché de la corrupción el chavismo tiene algunas cosas en común con los adecos y los copeyanos;
2) Que el empresariado venezolano (la real oposición al chavismo) siempre ha tenido mañas más o menos igual de criminales y parasitarias para saquearle la renta al resto de la sociedad.
"El Chavismo tiene algunas cosas en común con los adecos y los copeyanos" ¡Infinitas! partiendo de que son seres humanos, siguiendo porque son políticos, hasta llegar que son gente que está o han estado en el poder, pasando por similitudes que van desde el anecdotario que te de la gana y casos específicos que podrían tildarse de gemelos. Sería interesante que se especificara en que consiste tal similitud, digo al servicio del contexto.
El segundo punto es innegable. Lo que no se entiende mucho es porqué estos dos hechos le dan argumentos a los "ni ni" para sus salidas individuales y hedonistas. Sin estos dos hechos ysin argumentación de ningún tipo, al menos que se trate de Cohelo, la salida individual de cierto sector de la sociedad siempre descansará en cosas como "cambia tú para cambiar al mundo" y arjonadas por el estilo. Pero ese "niniísmo" no se desprende de las similitudes adeco-chavistas, o de la sinvergüenzura asesina de ciertos empresarios.
El asunto es que las similitudes entre los antecedentes que generaron El Caracazo y la situación actual pareciera darle sentido a enumerar los titulares, además se expresa más adelante:
"Lo importante de esto para la salida colectiva es no olvidar que El Caracazo se produjo por la "tremenda escasez de artículos de primera necesidad y la sospecha creciente, en la gente, de que eso se debía al acaparamiento y la especulación".
También sería interesante enumerar las diferencias. Digo ante las dos personas "idénticas" en los observadores comienzan a surgir las diferencias: "este es un poquito más alto","la nariz está algo volteada para la derecha", "este es más gordo", etc. Diferencias expresadas por la misma necesidad de encerrar el fenómeno en la "normalidad".
Así que también podría decirse que en aquel momento no solamente había escasez en los estantes, también la había en los bolsillos de las grandes mayorías. He allí una diferencia capital. No es lo mismo estar frente a un estante vacío y saber que de llenarse tampoco se va a poder adquirir el producto, a no dejar que se llene porque, inmediatamente llegado el producto, lo vuelvo a vaciar a punta de real. La frustración en el primer caso es un disparador determinante para los acontecimientos que llamamos "El Caracazo". Este rasgo, en la situación actual, disminuye con mucho una potencial situación de saqueo. Por otro lado caracteriza un escenario político-económico distinto. En otras palabras: los gemelos comienzan a no parecerse tanto, más bien uno es bajito y el otro muy alto, y los ojos son distintos, y no habrá quien arroje, "¡No vale! ¡Ni se parecen!". En otras palabras no está pasando lo mismo, luego es difícil que suceda igual. La otra diferencia a la que habría que acudir tiene que ver con el grado de politización de la gente. Y aquí si es verdad que uno de los hermanos es catire y el otro moreno tirando pa' negro.
El otro punto que creo que hay que comentar es sobre la afirmación de que la gente no fue contra el gobierno sino en contra del comercio. No sé si eso es una verdad insoslayable. Primero en aquellos tiempos diferenciar gobierno y "comercio" no era tan fácil como hoy en día. La estratificación era tan aguda que la diferencia era entre marginalidad y estatus quo. La marginalidad era el 80% de la gente y estatus quo era el 20% compuesto por los comerciantes, clase media empresarial, gerencial y administrativa, propietarios de fabrica, la clase política y una veintena de familias dueñas del país. Y podría decirse que más que un ataque en contra de ese 20%, la arremetida fue por afán de igualación, por afán de inclusión a través de los objetos de consumo, no era en contra de nadie, era a favor de sí mismos. Que a mi juicio es un acto político más profundo. Pero no creo que era tan fácil, como creía CAP, diferenciar gobierno y comercio.
Coincidimos plenamente con el texto (el sub texto) de que la lucha es de clases, de que la MUD es un deficiente aparato político de la clase burguesa, que ellos no han perdido ni un ápice de su poder, que tratar de conciliar y de establecer leyes de convivencia entre estos malandros con real con el resto del país, no es una solución.

Lee también en La mirada del otro: ¿Qué se mira?
Escrito por
Rodolfo Porras

Dramaturgo, director y productor teatral, articulista, ensayista. Ex-director general del Instituto de las Artes Escénicas y Musicales (IAEM).