domingo, 8 de febrero de 2015

Venezuela, en fase de ingobernabilidad




HEINZ DIETERICH: Venezuela, en fase de ingobernabilidad 

“Maduro a punto de fracasar…” El ex asesor de Hugo Chávez señaló que la forma de hacer política de Maduro está agotada

■ La solución idónea serían las elecciones, “pero el gobierno no va aceptar adelantar elecciones porque el gobierno sabe que va a perder las elecciones, por lo que se va a negar hacerlo”. Venezuela ha entrado en una fase de ingobernabilidad, comparable a situaciones en otros países, como Chile en 1972, y Bolivia en 2009, expuso Heinz Dieterich, académico de la Universidad Autónoma Metropolitana. En entrevista para Aristegui CNN, señaló que “en todos los niveles de la convivencia pública y de la actuación del Estado -en lo económico, las finanzas públicas, la credibilidad política, la hegemonía, las relaciones internacionales, la capacidad de refinanciación de la deuda-, están a punto de fracasar”. Consideró que “la solución idónea serían las elecciones, pero el gobierno no va aceptar adelantar elecciones porque el gobierno sabe que va a perder las elecciones, por lo que se va a negar hacerlo”. “Y con cada día que sigue con esa política absurda de repetir mecánicamente el discurso contra Washington, que tiene una pequeña parte de verdad, pero el principal problema es la incapacidad del gobierno. Pierde poder de negociación”, agregó. Hoy en día, para qué querría negociar la oposición con el gobierno, preguntó. “Es obvio que esto va a caer muy pronto; entonces lo que ellos quieren es que el gobierno caiga o que vaya al Fondo Monetario Internacional, que sea la bancarrota total del proyecto político y que le pueden achacar la culpa exclusiva al chavismo y quemar cualquier forma de política progresista para las próximas décadas, esa es la idea de la oposición y por eso no van a negociar con el presidente Nicolás Maduro”, indicó. El momento de negociar lo perdió Maduro, y Diosdado Cabello, presidente de la Asamblea Nacional, “ahora están con las manos vacías”. Dieterich detalló que “el gobierno de Venezuela hace una política que podríamos llamar autista, están como encerrados en una isla. En Cuba nunca sucedió eso, Fidel Castro siempre entendió que las relaciones internacionales eran fundamentales para sobrevivir. Pero Nicolás Maduro y Cabello actúan como si estuvieran aislados del mundo y ante cualquier crítica o propuesta o comentario, se cierran, no están dispuestos a discutir la situación y arreglar las cosas”. “¿Cuál ha sido el resultado?, no tienen ahorro interno para financiar este año electoral, las finanzas públicas en las mejores condiciones del petróleo van a tener un faltante mínimo de 10 mil millones de dólares, ¿dónde conseguirlo?, prácticamente está cerrado el acceso al mercado de capitales internacionales”, añadió. Además, apuntó que “la credibilidad de Maduro está en 20 por ciento, la población no cree que él debe seguir hasta 2019, quieren que termine antes. El 70 u 80 por ciento dice no creemos en lo que él promete económicamente”. Dieterich sostuvo que cuando el gobierno pierde toda credibilidad con las mayorías y las clases medias, “entonces no tiene futuro y la gente responsable en Venezuela sólo tiene una posibilidad: tratar de crear un centro como se hizo en Grecia y en España, que evite la catástrofe sangrienta”. Recalcó que el gobierno “ya no tiene poder de negociación, ¿con quién tiene que negociar?, a Washington lo puede dejar afuera por ahora, pero con las fuerzas internas, dentro del propio chavismo, de la oposición. Pero no tiene programa para negociar”. “Obviamente el gobierno venezolano dice: nosotros tenemos las armas, cuando hay un levantamiento usamos las armas, pero lo que no saben es qué van a hacer las fuerzas armadas”, mencionó. “No estoy seguro que van a disparar. Y si disparan va a ser peor, porque seguramente hoy tiene dos o tres fracciones de las fuerzas armadas que quieren una solución de diferente tipo, nadie quiere matar”, finalizó. *Heinz Dieterich Steffan, es un sociólogo y analista político alemán, residente en México. Conocido por sus posiciones de izquierda. Por: Heinz Dieterich