lunes, 20 de julio de 2015

TRABAJO ESPECIAL SOBRE: ¡VENEZUELA LA GUAYANA ESEQUIBA ES CUBANA…!

Después de 15 años el régimen, permitió avance de la Guyana Inglesa en el Esequibo con su silencio para complacer a los hermanos Castro y Chávez llego al extremo de decir que USA quería derrocar a Forbes y por ello hasta permitió concesiones al vecino; por ahora estamos a punto de perder un territorio que por ley estricta pertenece a Venezuela con la figura juridica en atención al Uti possidetis iure, limites del país en la capitanía general de Venezuela en 1777. Lea aquí lo que Maduro oculto en su discurso. Cuba le reconoce a Guyana la totalidad territorial, incluyendo la Guayana Esequiba o Zona en Reclamación en el 1981.
Aunque parezca exagerado el titulo, por las circunstancias que narraremos a continuación, demuestran la entrega de Chávez en reclamar con justicia lo que ahora es violado asesorado por los Castro en el 2004 dijo “Me he comprometido con el presidente Bharrat Jagdeo a que el gobierno venezolano no va a oponerse a ningún proyecto en la región que vaya en beneficio de sus habitantes, en beneficio directo”. Los Generales del año 2.000 formados en las Escuelas militares, siempre quisieron intervenir para implantar la ley. En los años 66 y 67 mientras los ejercicios de formación académica castrense se aplicaban, la consigna de aquel entonces con los cadetes era recuperar el Esequibo de lo cual soy testigo excepcional. Pérez Jiménez en el 58 casi la invade.
En el periodo de Luis Herrera, al cumplirse los 12 años del acuerdo de Ginebra, un juego virtual de una guerra nos daba como perdedores, por cuanto Cuba apoyaba al camarada líder de esa nación Forbes Burnham y pretendía una conflicto armado abiertamente, donde nuestro país tenía la represa el Gurí y otras importantes industrias amenazadas y barcos petroleros con ser volados por poderío cubano con tecnología rusa.
cuyana es de cuba
 La entrega de equipo militar de punta como los F16, fue parte de un acuerdo para convertir a nuestro país en ápice de lanza contra el comunismo, ya que Rusia pretendía instalar un aeropuerto especial en Granada. Realmente estamos ante un tema que sacude la fibra nacional, donde quienes ahora por circunstancias políticas se rasgan las investiduras, olvidan el daño hecho a nuestra soberanía.
 En el discurso de la AN al estilo de Roosevelt al declarare la guerra al Japón en el 41, Maduro omitió datos que en el 2008 la prensa recogió en boca del comodante eterno: “Ahora, después de 20 o 30 años, sale la verdad. Nos querían utilizar para invadir Guyana en nombre de aquel reclamo territorial para derrocar al gobierno de Forbes Burnham, un hombre de izquierda. Está en documentos, pero yo lo viví cuando Burnham gobernaba Guyana, y casi vamos a la guerra por una vieja reclamación territorial que casi nadie recordaba, porque viene de tiempos inmemoriales.
 Está en documentos, Bharrat Jagdeo –el para el momento presidente guyanés– incluso consiguió unos papeles allá, que evidencian la complicidad de guyaneses de la derecha”.
Mas el punto de inflexión llegó el 21 de febrero de 2004 cuando Chávez declaró que no se oponía al desarrollo de proyectos en el territorio Esequibo. Y en consecuencia el 22 de marzo de 2008 en su discurso en la Cumbre de Río, ofreció una explicación histórica de su versión sobre los orígenes del reclamo venezolano en el Esequibo muy parecida a la tesis expresada por el gobierno de los Castro décadas antes:
El reclamo venezolano es prueba de expansionismo y Guyana tiene pleno derecho a gozar de su entero territorio con plena libertad. Reiteramos nuestra solidaridad con Guyana”, declaró el ex canciller de Cuba, Ricardo Alarcón el 7 de octubre de 1981 ante la prensa de Georgetown para el momento que se firmaba el acuerdo de Fidel con Guyana para protegerla de nuestro país.
Chávez abría el camino para que empresas mineras y petroleras transnacionales acudieran a las convocatorias de Georgetown para realizar prospección y posterior explotación de los recursos de la zona en reclamación, un territorio rico en oro, bauxita, diamantes y maderas, además de yacimientos petroleros, gasíferos e incluso uranio. No solo la Exxon, sino hasta chinas y rusas, están allí.
CUYANA 3
 Los anteriores gobiernos democráticos se rastrearon con la soberanía, hasta el extremo el irrestricto apoyo de Venezuela a Argentina en Las Malvinas con Luis Herrera al frente. Hablar del tema resulta complejo por la cantidad de sucesos acontecidos para el momento que La Guayana inglesa se le entrega su independencia con el nombre de republica cooperativa. Atrás quedaban toda una serie de sucesos históricos del despojo arbitrario que la gran potencia de Gran Bretaña amparado en su poderío pretendía quedarse con la margen derecha del propio rio Orinoco y establecer como frontera aprobando la débil patria de entonces.
Para el 26 de mayo de 1966Estados Unidos veía en la independencia guyanesa y en el socialismo de Jagan una amenaza a su hegemonía en el Caribe. Burnham llegó al gobierno con el visto bueno de los Estados Unidos, pero su política no se condicionó a la de éstos: se pronunció por el no alineamiento y proclamó en 1970 la República Cooperativa.
 En 1980 Burnham fue electo presidente. Ese año, Burnham solicitó ayuda del FMI y autorizó a empresas trasnacionales explotar el petróleo y el uranio. Solamente la parte oriental de isla fluvial de Anacoco en el río Cuyuníse encuentra bajo la soberanía de Venezuela pero ha sido protestada por Guyana; para Venezuela la totalidad de la isla está fuera del área en litigio, Guyana no lo entiende así para la mitad oriental y, en consecuencia, ha sostenido que fue un acto de anexión del ejército venezolano cuando en 1966 la ocupó militarmente. Caldera gobernaba el país, y de pronto se planteo la necesidad de recuperar esa zona por lo que se comenzaron las negaciones, pero este congelo las conversaciones por 12 años, mientras los vecinos se metían lentamente en territorio para explotar sus recursos. Para el 81 se calentó el tema por cuanto en junio del año 82 vencía el plazo para que la comisión que discutía en la ONU una solución pacífica al problema, pero la presencia de Fidel quien siempre andaba detrás de la presa del petroleo venezolano, salió a defender sus pretensiones y se hablaba desde entonces que fue un conflicto alentado por USA para enfrentar a los hermanos Castro.
 Gobierno en la transición democrática iban y venían, Lusinchi, CAP y de nuevo Caldera, atendían sus asuntos diplomáticos, pero al llegar Chávez al poder, el asunto entro en una fase de silencio Un derecho no se recuerda se ejerce. Así siempre lo hizo Venezuela al patrullar su Armada el área que consideraba nuestra soberanía. En 1962, dada la anunciada inminencia de la independencia de Guyana, Venezuela reactiva su reclamación sobre el territorio despojado de la Guayana Esequiba.
En 1966, Venezuela, Gran Bretaña y Guayana Británica, que con la independencia adquirió el nombre de Guyana, firmaron el Acuerdo de Ginebra. En efecto, la posibilidad de desestimular los proyectos de inversión foránea en el territorio en reclamación es una de las escasas herramientas que Venezuela tiene, para deteriorar las ventajas que la posesión del territorio le concede a Guyana.
Sin embargo, en marzo del 2004, el presidente Chávez declara que Venezuela no se opone a que Guyana otorgue unilateralmente concesiones y contratos a compañías multinacionales en el Esequibo, con lo cual acabó con 40 años de diplomacia venezolana y entregó unilateralmente y, a cambio de nada, uno de nuestros pocos instrumentos de negociación.
Desde entonces, Guyana tiene una poderosa razón más, para no negociar. Pero, más grave todavía, en febrero del 2007, Chávez afirmó que la reactivación de la reclamación venezolana sobre el territorio Esequibo en 1962, fue producto de la presión de Estados Unidos, supuestamente interesados en desestabilizar el gobierno autónomo (pero todavía no independiente) del primer ministro de la entonces Guayana Británica, Cheddi Jagan, lo cual es una falsedad histórica. Desafortunadamente, estas declaraciones del presidente Chávez recogen la posición más extrema del gobierno guyanés y deslegitima la reclamación misma. Basándose en esa irresponsable declaración pública, tanto el entonces canciller guyanés Rudolph Insanally, como el embajador en Venezuela Odeen Ishmael, afirmaron que el presidente Chávez “debería dar un paso al frente y retirar el reclamo venezolano”.
El Pacto Cubano Guyanés de 1981
El acontecimiento que contribuyo a estrechar esta relación cubano-guyanés, fue indudablemente la firma de una Declaración Conjunta entere los Cancilleres Isidro Malmierca por Cuba y Rashleigh Jackson, por Guyana en 1981. En este documento aunque no se crea, “… Cuba le reconoce a Guyana la totalidad territorial, incluyendo la Guayana Esequiba o Zona en Reclamación…”.
La ayuda de cuba y Rusia para con Guyana estribaba en la supuesta o fantasiosa amenaza contra ese país, por parte de Brasil o de Venezuela, acusaciones estas que quedarían evidenciadas por parte de los movimientos pacifistas ante la supuesta “…amenaza de los países fronterizos contra la socialista Guyana…” (¿Republica Cooperativista? o ¿socialista?). Primero en Atenas en mayo y posteriormente en Bogotá en junio de 1976.
 El Asunto de Angola
Pero la realidad de estas supuestas amenazas y del soterrado pacifismo iban a demostrar todo lo contrario, como se evidenciaría meses más tarde ya que el interés de la ayuda ruso-cubana a Guyana, se traduciría en resolver la logística de la intervención soviética-cubano en Angola a través de una vía principal de comunicación como lo era la habana, Georgetown, Luanda…
La política hacia africana del gobierno de Forbes Burnham y de sus funcionarios afro descendientes se establece entre los años de 1966 – 1970, con el fin de apoyar los diferentes movimientos anticolonialistas de África, especialmente en favor de los Angola y Mozambique asumiendo su defensa ante los diversos foros internacionales.
El reclamo venezolano es prueba de expansionismo y Guyana tiene pleno derecho a gozar de su entero territorio con plena libertad. Reiteramos nuestra solidaridad con Guyana”, declaró el ex canciller de Cuba, Ricardo Alarcón el 7 de octubre de 1981 ante la prensa de Georgetown.
La relación de apoyo incondicional de Cuba a Guyana que comenzó en 1972, se gestó oficialmente tras la firma de la declaración conjunta o pacto cubano-guyanés del martes 13 de enero de 1981 en Georgetown, en el que hacía constar su pleno apoyo a Guyana y el derecho del pueblo al respeto de su integridad territorial.
La época de la Guerra Fría. La Habana y el eje del bloque comunista encabezado por la Unión Soviética, expresaron todo su apoyo a la que ellos calificaban como la pobre y recién creada República Cooperativa de Guyana que se dirigía al socialismo contra una Venezuela que era reflejada por Fidel Castro como una poderosa nación con ansias imperiales que se amparaba en su aliado Estados Unidos. En lo largo de 1981 y 1982 podemos apreciar una serie de acciones como el sobrevuelo  aviones MIG 23,  cubanos en mayo de 1981  violando el espacio aéreo  territorial, en el área de Guayana a lo largo de la línea Esequiba o limite de facto.
El diario Granma publico que: “…el gobierno actual de Venezuela sostenga inocultables posiciones neo imperialistas, y en su ejercicio   de rapiña territorial no esconda sus aspiraciones expansionistas sobre Guyana y otros estados vecinos, le incube a Cuba en lo referente a su posición de principios frente a todo acto  de injusticia que ponga en peligro la soberanía e integridad de un estado hermano y la paz en la región. En este sentido estamos expresando el apoyo cubano a la integridad territorial de Guyana en el comunicado entre ambas cancillerías…”  como podemos observar el Partido comunista cubano ratifica y denomina  a la declaración cubano guyanesa de  “comunicado”.
 En toda América latina para ese año de 1981, las Fuerzas Armadas cubanas sólo eran superadas en número de hombres por las del Brasil, doce veces mayor que las de Cuba.
Pero que las cubanas poseían en 1981,   la primera fuerza militar de Centro América y el Caribe en aspectos cuantitativos y en la calidad de su armamento tecnológico el cual sería suministrado por los soviéticos ante cualquier objetivo estratégico en la región. Que “…los cubanos pueden impedir el flujo de petróleo venezolano, a otras partes del mundo. Sea cortando la navegación. Sea destruyendo las refinerías – embarcaciones en territorio venezolano. O sea destruyendo al ejército venezolano y ocupando Venezuela en caso necesario, de darse una situación global que lo amerite…” el castro comunismo cubano puede intervenir militarmente en cualquier país de América Latina, utilizando el pretexto de ser llamados o los soviéticos, con guerras parciales sin previa declaración.
Se refería  en el documento a su vez  sobre los diferentes conflictos limítrofes existentes en América, y que estos problemas bien podrían ser utilizados por el castro comunismo cubano para intervenir señalando los de Venezuela y Guyana especialmente debido a  los vínculos de los cubanos quienes mantienen una fuerte presencia  de sus connacionales en Guyana, Granada y Nicaragua.
Con el conseso de ser camaradas, el 22 de marzo de 2008 en su discurso en la Cumbre de Río, Chávez ofreció una explicación histórica de su versión sobre los orígenes del reclamo venezolano en el Esequibo muy parecida a la tesis expresada por el gobierno de los Castro décadas antes.
Estas declaraciones de Chávez abrían el camino para que empresas mineras y petroleras transnacionales acudieran a las convocatorias de Georgetown para realizar prospección y posterior explotación de los recursos de la zona en reclamación, un territorio rico en oro, bauxita, diamantes y maderas, además de yacimientos petroleros, gasíferos e incluso uranio.
En un artículo del 29 de febrero de 2004 el fallecido ex canciller Simón Alberto Consalvi escribió: “Por iniciativa personal e inconsulta el jefe de Estado echó abajo una posición que le permitía a nuestro país mantener vigente la reclamación sobre el Esequibo, mientras Guyana se mantenía renuente a aceptar todas las hipótesis presentadas en las últimas décadas para una solución equitativa y racional de la antigua controversia”.
El gobierno de Chávez se alineaba así con la tesis de Cuba pues, aunque ciertamente mucho tiempo había transcurrido desde las declaraciones de Alarcón en 1981, La Habana mantenía la misma política. ““Durante la etapa de Chávez, hubo una serie de decisiones de cuasi abandono o de dejadez en el tema. Renunció a uno de los pocos mecanismos de presión que teníamos en el tema, que era según el artículo 5 del acuerdo de Ginebra el que no reconocíamos ninguna inversión de trasnacionales tanto en las zonas terrestres como marítimas, era una forma de presionar para que Guyana negociara, perdimos a cambio de nada uno de nuestros mecanismos de presión”.

La prensa maniatada obvia estos hechos, pero los medios alternativos ofrecen esta vía para recordar los hechos que se omiten por complacencia política. Hoy somos menos soberanos que nunca hasta el extremo que Cuba decide por nosotros. De allí el titulo sin olvidar que el sátrapa dictador intento invadir nuestro territorio por Machurucuto en el año 1966 con el apoyo de las guerrillas venezolanas y sin hacer un solo tiro, hoy nos gobierna con sus títeres lacayos.

Dedo en la Llaga. Aristóteles Soto.