miércoles, 7 de marzo de 2012

Catatumbo

El Relámpago del Catatumbo, la fábrica de Ozono del planeta.

 Fotografía e historia: Alan Highton




Para mi el Relámpago del Catatumbo o Faro de Maracaibo, se ha convertido en un ser viviente. Después de tantos viajes al Sur del Lago de Maracaibo y al río Catatumbo he desarrollado una relación muy personal con este extraño y único fenómeno meteorológico, hasta el punto de tocar en la espiritualidad. Me considero científico, pero después de largas noches de dedicadas observaciones, no puedo sino estar de acuerdo con los precolombinos quienes habitaban la zona del Catatumbo, miles de años antes de la llegada de los españoles, quienes creían que el relámpago era los espíritus de sus ancestros. Respecto a esto me limito a decir que El Relámpago del Catatumbo me ha tocado el alma.

Recientemente hay noticias de la desaparición del fenómeno, pero tengo el placer de decirles a los venezolanos que su relámpago esta vivito y coleando. Es un fenómeno estacional y si esta siendo muy golpeado por la fuerte sequía, la deforestación y la gran sedimentación de la cuenca del río Catatumbo, pero no ha desaparecido y ya ha comenzado nuevamente a aparecer cómo de costumbre, y sigue siendo el regenerador más importante de la capa de ozono del mundo.

El Delta del Catatumbo es el lugar que presenta más actividad eléctrica del planeta. Desde mi palafito en Ologa, se puede observar hasta 2.000.000 de destellos de luz al año, pudiendo generar más de 280 descargas por hora en cada noche, formando arcos que llegan a medir más de 10 Km. de altura. Entre mayo y diciembre la actividad es inmensa. Mi experiencia me dice que entre esos meses hay un 95% de probabilidad de ver el fenómeno y un 50% de ver un juego de luces que jamás podrán olvidar en su vida. El pico de actividad se registra entre agosto y principios de noviembre.

Según el Dr. Eric Quiroga, quien es indiscutiblemente la máxima autoridad en la materia el Relámpago del Catatumbo aparece en dos episodios, en tempranas horas aparece un relámpago rojizo sobre las ciénagas al sur y sureste de Ologa. El segundo episodio ocurre cuando las montañas de los Andes se enfrían y el aire frío baja hacia el aire caliente del Lago de Maracaibo. La topografía de esta zona es un encierre de vientos y al bajar vientos de los Andes y Perijá estos vientos chocan y suben formando nubes cumulimbus hasta de 8.000 m de altura. Al formar hielo en las cimas y una consecuente carga positiva, se crean descargas entre las nubes y menos frecuente descargas nube-tierra. Esta secuencia física sola es capaz de crear tormentas eléctricas impresionantes. Ahora entramos a un aspecto que genera discusión entre los científicos, que es el elemento del gas metano y keroseno que emana de la tierra que lo produce. Habiendo visto la magnitud de la actividad eléctrica, yo también estoy convencido que hay un elemento secundario. Sea esto químico o espiritual, pero definitivamente hay algo en el Catatumbo que provoca las mas grandes y frecuentes tormentas eléctricas del planeta. Es en este segundo episodio del fenómeno que se puede ver a 400 Km. de distancia. Soy un visitante muy frecuente del Catatumbo y créanme que el relámpago esta muy lejos de desaparecer y con la conservación del PN Ciénagas del Catatumbo seguirá siendo la fábrica de ozono del planeta.

La foto que he escogido fue tomada en agosto 2009, en el pueblo de Congo Mirador, una comunidad de unas 80 familias quienes viven sobre el agua en palafitos. Es también la zona más virgen del occidente, con extensas selvas prístinas y gran variedad de vida silvestre. Imagen tomada con Olympus E500,ISO 100,32mm,60 segundos, F 10.